IncioAlimento para el pensamiento → Latidos del Corazón

Latidos del Corazón

Casi todos sabemos que el corazón es una simple bomba que mueve al torrente sanguíneo en nuestro cuerpo. Similar a las bombas que suben el agua a los tinacos en edificios y viviendas, cuando falla esa bomba el caos se produce, ya sea en todos habitantes de un edificio o en el cuerpo de un ser humano.
 
Sin embargo, los humanos hemos creado todo un maravilloso mito sobre el corazón. Lo vinculamos con el amor, los sentimientos y las emociones más íntimas e inclusive con la fé y religión.
Así vemos que el día de los novios o las tarjetas de amor siempre van acompañadas de un símbolo que representa el corazón. Los enamorados tallan en la corteza de los árboles el símbolo del corazón y ponen las iniciales de la pareja de amorosos.
Verbalizamos frases como: “Me robó el corazón”para expresar que se enamoraron y “Me rompió el corazón” para expresar el duelo de la pérdida amorosa.
En la religión católica vemos la imagen del Jesús convertido en el “Sagrado Corazón” y también en la Virgen aparece ilustrada con un corazón en su pecho conocida como Nuestra Señora del Sagrado Corazón.
Coloquialmente decimos: “Sigue los latidos de tu corazón” y lo equiparamos a la intuición o al también llamado fenómeno de la premonición. En esa expresión típica que decimos “Me late” cuando algo nos vibra bien, nos agrada, nos atrae o “No me late” cuando es lo contrario.
 
Hay mucho que investigar en las neurociencias pero muchos de nosotros hemos vivido interesantes experiencias de premoniciones, de una anticipación a algún suceso, en donde sentimos que algo puede pasar y finalmente pasa. Es una advertencia que asociamos como presentimiento y que lo traducimos, a veces, en frases como “Hazle caso a los latidos de tu corazón”
Los ritmos de nuestra música interna son indicados por los latidos del corazón y es asociado a la música que el término médico que se vincula al auxiliar cardíaco se le llama “marcapasos”. La música la bailamos ay medimos a base de pasos, sea danza clásica, tango o cumbia o reguetón.
Los musicologos generalmente se refieren a que la música lleva un ritmo semejante a los latidos del corazón y al usar un metrónomo o marcar el solfeo, casi en automático seguimos lo que podría ser el ritmo cardíaco. Quizás por ello la música es algo que nos mueve y afecta a todos. Los ritmos de la música electrónica son más que evidentes con el ritmo cardíaco pero si vamos a escuchar la música y ver los bailes de los pueblos africanos o en los pueblos originarios de México, veremos que el ritmo sigue la frecuencia cardíaca. El ejemplo más claro es el tambor y la chirimía de la música folclórica. Las marchas de guerra o las sinfónicas, nos dictan un ritmo que se empareja a los latidos del corazón.
En materia de fenómenos paranormales se recomienda que cuando algo no te “late”, cuando sientas una aprehensión indefinida, le hagamos caso a “los latidos del corazón” y no forcemos la energía, no violentemos eso que no podemos definir pero que sentimos en nuestro interior. ¡Cuántos relatos no hemos escuchado de personas que le hicieron caso a sus latidos del corazón y se salvaron de un accidente!
 
Mientras las neurociencias nos logran descifrar esos extraños fenómenos de percepción, yo siempre recomiendo que escuchemos a nuestra voz interior, que le hagamos caso a los “latidos de nuestro corazón”…aunque sea solo una bomba que irriga sangre en nuestro cuerpo.

Notas relacionadas

Comparte

© 2009 NEWSPRESS. POWERED BY WORDPRESS AND WPCRUNCHY.
Design by Acai Berry. In collaboration with Online Gambling, Credit Repair and spielautomat