Héctor Madera Ferrón llegaba todas las mañanas a la XEW en la calle Ayuntamiento 52 como si aún conservara el empleo. Saludaba a los vigilantes, recorría el estrecho corredor .

Seguir leyendo »