En el lóbrego cuartucho de vecindad, con su viejo piano vertical heredado de la familia de Orizaba, José Francisco se enfrentaba a la página blanca de los compositores. Contaba.

Seguir leyendo »