Llegó la primavera y nos hemos tenido que guarecer en nuestras casas. No es para protegernos del frío sino del miedo. Nos empezamos a ver recelosos unos a los otros. Planteándo.

Seguir leyendo »