Los humanos siempre hemos estado obsesionados por medir el tiempo. El tiempo lo vinculamos primeramente con la alternancia del día y de la noche. A partir de ello contabilizamos .

Seguir leyendo »