Cuando a un niño le sirven una sopa de espinacas o de habas o de cualquier otro alimento y la criatura dice: NO. Hay una gran probabilidad que la madre o el adulto se empecine en.

Seguir leyendo »