Nos hemos acostumbrado al bullicio. A la ametralladora de los whats app. Al ruido infernal de las calles y hasta el megáfono de los tamales oaxaqueños con su tipluda que pregona .

Seguir leyendo »