IncioAlimento para el pensamiento → Lola Angustias

Lola Angustias

A alguien se le ocurrió instituir el día de la tercera edad o también llamado “de los abuelos”.

Creo que fue a la filósofa y escritora Emma Godoy.

Dra. Emma Godoy Lobato

Y aunque es poca la difusión de éste día de celebración creo que son de esos días en que se hace justicia a los seres que abrigan la parentalidad con asombrosa ternura.

La fecha es significativa porque posee un valor de reconocimiento a los ancianos, que eran venerados en Mesoamérica y son vilipendiados en las recientes décadas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Recordé a Lola. Una mujer de cerca de 70 años. Resulta que mi socia Juanita Guerra un día me pidió la entrevistara y si era posible le diéramos empleo.

–No es que necesite dinero, me dijo, sino que acaba de enviudar y no para de llorar, es realmente desgarrador su duelo´´, comentó Juanita.

Acepté . Lola llegó muy arreglada y perfumada a su primer entrevista. Su mirada triste y se mostraba con cierto temblor de las manos de tan nerviosa que estaba.

–Nunca he trabajado, ya no sirvo para nada—me decía con su voz quebrada.

—No se angustie. Todos hemos tenido que aprender a trabajar en algún momento de la vida. ¿Sabe escribir? ¿Sabe contestar un teléfono? – le inquirí.

A lo que ella respondió de inmediato. Movía su cabeza afirmativamente sonriendo ante la obviedad de mi pregunta.

¡Ya está! Ud. será recepcionista. Contestará los teléfonos, tomará los recados.

Asombrada, me miraba irradiando luminosidad.

Eso sí le advierto dos cosas: En la empresa tenemos muchos jóvenes y se tendrá que acostumbrar al lenguaje florido. Y lo otro, es que tenemos prohibido que fumen dentro de las oficinas. Sabía yo que Lola tenía un pésimo hábito de fumadora. (Nos estábamos adelantando varias décadas a las actuales disposiciones legales)

Accedió.

Las primeras semanas se mostraba muy angustiada por lo que se le decía con cariño “Lola Angustias” Y reía prometiéndonos que pronto dejaría de angustiarse.

Fue una extraordinaria colaboradora. Pronto se mimetizó con los jóvenes y la trataban con la misma camaradería.

Llegó después de un fin de semana y muy orgullosa nos informó que había dejado de fumar y que cumplía varios meses de haber ido dejando progresivamente el vicio.

No recuerdo cuánto tiempo estuvo con nosotros. Pero un buen día, me presentó su renuncia.

Le pregunté la razón y me dijó:

“¡Ay Jefecito! Me diagnosticaron cáncer y tendré que someterme a quimioterapias. No quiero fallarle.

Le ofrecimos que tendría un horario flexible y que dependiendo de su condición podía presentarse o no. En un principio lo aceptó y cumplió con mucha asiduidad. Cambió su peinado por una peluca que cubriera los estragios visibles de la quimio pero seguía luciendo muy bien arreglada y maquillada.

Sin embargo, el cáncer avanzaba y finalmente renunció.

Continuamos la amistad principalmente con llamadas telefónicas.

Un día me llamó.

“Jefecito, te hablo para despedirme. Ya no la veo con esta enfermedad. Los tratamientos son de “a caballo” pero los dolores son lo peor…son terribles.

Te quiero dar las gracias por haberme enseñado a trabajar, mi jefecito querido, pero más les agradezco a ésos jóvenes que me enseñaron a “mentar madres”. No sabes cómo me libero cuando me revuelco en dolor y puedo decir groserías. Me relajan tanto”.

Las malas palabras no son de nada recomendables pero pueden tener un efecto analgésico ante la impotencia de nuestro sistema nervioso por paliar el dolor.

Los humanos debemos construir lazos de comprensión entre las distintas generaciones. No agredir a quienes tienen diferentes edades o gustos. Hay personas intolerantes que critican los aretes, tatuajes, “piercings” o el cabello largo o teñido de colores estridentes. Hay otros que critican la edad y piensan que los años restan inteligencia al acumularse aún cuando se ha comprobado que hay más sabiduría y experiencia.

 

 

 

 

 

 

 

Yo lo explico de una forma visualmente sencilla:

“Todos vamos en un mismo tren. Los más ancianos van cerca de la máquina y jalan a los demás vagones. Otros van en el cabuz. Nos vamos bajando en cada estación. Nadie sabe hasta dónde cubre su boleto. Pero no olvidemos que la vida es una y todos vamos en el mismo tren”.

Notas relacionadas

Comparte

© 2009 NEWSPRESS. POWERED BY WORDPRESS AND WPCRUNCHY.
Design by Acai Berry. In collaboration with Online Gambling, Credit Repair and spielautomat