IncioAlimento para el pensamiento → Libros sin escribir

Libros sin escribir

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Narrar historias es inherente al ser humano evolucionado, es decir al Homo sapiens sapiens.  Desde los tiempos más remotos, guareciéndose de las inclemencias del ambiente y protegidos en sus cuevas, chozas o palafitos, los humanos se reunían en torno de la fogata y narraban sus historias. Los que habían salido a recolectar alimentos, los carroñeros que recogían fragmentos de animales muertos que les quitaban a otros depredadores, los ancianos que relataban historias de tiempos pasados y las mujeres que narraban las gracias de sus pequeños niños o de las incidencias domésticas.

La tradición oral fue siendo el medio de comunicación más utilizado hasta años recientes por los seres humanos.  Si todos los relatos de nuestras familias y de nuestros ancestros se pudieran publicar en libros, cubriríamos de seguro varias capas del planeta tierra con esos libros.  Son incontables las anédotas que se construyen entre las personas y sus familias o compañeros de trabajo, amigos, conocidos, etc.  Podemos imaginarnos todos esos relatos como “libros sin escribir” pero que queramoslo o no, han dado forma a nuestras civilizaciones y culturas.

El linaje de nuestras familias, las rivalidades históricas, los chismes e intrigas, por siglos se han ido acumulando y se seguirán acumulando para construir la más grande de las bibliotecas virtuales. La biblioteca de la memoria humana.

Sin embargo, un fenómeno por demás interesante está sucediendo en la humanidad y es que con el advenimiento de los teléfonos inteligentes y las redes sociales, los estudios más recientes nos enseñan que los humanos estamos dejando de reunirnos para contarnos historias.

Las personas se sientan alrededor de la mesa, se saludan y lentamente empiezan a usar sus dispositivos móviles para desconectarse de la reunión.  En las oficinas, se textea más y se navega por internet que en lugar de convivir con sus jefes, subalternos, etc.  Las familias mismas dejan de compartir muchas vivencias por enfrascarse en el envío de memes, textos y twite.  El más patético ejemplo lo vemos hoy con los gobernantes que en lugar de dar conferencias de prensa o discursos, mandan twits y discuten las leyes o los juicios en las redes.

La comunicación verbal y las tradiciones orales deben rescatarse ante la pérdida de actividades comunitarias que le daban sentido a la familia, clan o sociedad.La palabra hogar proviene de la hoguera o fuego que calentaba a las personas que en torno a ella, compartían los alimentos y las historias que generaron los miles de millones de libros sin escribir..

Notas relacionadas

Comparte

© 2009 NEWSPRESS. POWERED BY WORDPRESS AND WPCRUNCHY.
Design by Acai Berry. In collaboration with Online Gambling, Credit Repair and spielautomat