IncioAlimento para el pensamiento → ¿Cómo adoptar un niño?

¿Cómo adoptar un niño?

ambassadorchild

 

 

 

 

 

 

Cuando se tienen 9 o 10 años de edad y un corazón de pollo, lo único que puedes hacer es meterte en severos líos.  A esa edad me gustaba leer una de las revistas médicas de mi Papá: MD. La revista era editada en Nueva York por Félix Marti Ibañez, un español refugiado de la guerra civil que pretendía imbuir de cultura a los médicos. Cada número era un apasionante legado de conocimientos y a diferencia de otras revistas médicas, no enfatizaba tanto en custiones de patologías.

portada pr01 s_397-mpe10003201_1315-o

Resulta que en una de esas páginas leí un anuncio de una organización internacional FOSTER PARENT´S PLAN que invitaba a que adoptara uno a un niño. La fotografía era dramática y narraba que la adopción consistía en un compromiso mensual de mantener al “hijo adoptivo”.

maxresdefault    fosterparentsplan_000

Me conmovió tanto el anuncio que lo recorte y me lo llevé con mis compañeros de tercero de primaria. En uno de los recesos, conmoví a mis compañeritos para que “adoptáramos a un niño”. Tendríamos que enviar una remesa mensual de 10 dólares.

El entusiasmo fue colectivo.

 

Escribimos la carta y enviamos nuestros primeros 10 dólares. Como habría que poner un remitente, se me hizo fácil poner el mío pero en la carta solicitud expliqué que los padres adoptivos éramos un “colectivo” de la escuela con nombre y dirección incluida.  A vuelta de correo nos llegó una fotografía de nuestra “hija adoptiva”, una niña de nuestra edad, que vivía en Filipinas y por nombre tenía María. Acompañada la fotografía incluía una preciosa carta garrapateada de “nuestra hijita recién adoptada”.

Excuso decirles que el júbilo fue grande y en el boletín mural que teníamos en el salón, clavamos foto y carta con unas tachuelas.  Recolecté el dinero para la segunda mesada y escrupulosamente llevé a la oficina de correos de las lomas de chapultepec el sobre con el envío.  Para el tercer mes cumplimos con retraso , la memoria de los chicos de ésa edad es corta y olvidamos enviar la cuarta remesa para nuestra “adoptada”. Pasaron los días y el olvido fue creciendo hasta que súbitamente un día, Mrs. Bonita Clark Wrixon, la Directora de Inglés de la escuela irrumpió en el salón de clases.

Se veía consternada, sorprendida, incrédula. Llevaba en la mano un sobre de correo postal que evidenciaba era una misiva de la agrupación benéfica.

–¿Me pueden explicar qué es esto? ¿Quién lo hizo? ¿Porqué nos están reclamando los pagos vencidos de algo que no teníamos ni la remota idea?–, cuestionaba la Directora a una velocidad sorprendente y a la vez realizaba un escrutinio visual de todos los 32 alumnos.

Me ruboricé y con gran timidez me puse de pie para confesar que la idea había sido mía y que había convencido a mis compañeros de que adoptáramos un niño, la cual fue finalmente María, la niña filipina.

Tanto la Directora como la maestra del grupo no daban crédito. Se miraron una a la otra con sorpresa. Hubo un gran silencio hasta que la Directora explotó:

–¡En qué cabeza cabe adoptar a un niño cuando uds. todavía son niños! ¿Acaso no comprenden que éste es un compromiso muy serio? ¿Se imaginan la ilusión que tiene ésta pobre niña de sentirse apoyada económicamente por uds. y de pronto dejan de mandarle su mensualidad?

Con gran dificultad le expliqué que se nos había olvidado mandar la mesada y que adicionalmente teníamos el problema de que no a todos nos daban “domingos” en nuestra casa por lo que resultaba difícil juntar el dinero.

La diatriba de regaños no se hizo esperar. Finalmente, afloró la magnanimidad de la Directora y anunció:

“En vista de que uds. son unos irresponsables, la escuela se ve comprometida a dar la cara por uds. Nos haremos cargo de la mensualidad de María pero les advierto que no permitiremos que esto se repita. Esa fue la primera vez que “adoptamos” a un niño y aprendimos lo difícil que es hacer eso.

cscb5bbwyaaszd0

 

 

 

Félix Martí Ibáñez (25 de diciembre de 1911 – 24 de mayo 1972)1 fue un médico, psiquiatra, escritor y editor que nació en España, emigró a los Estados Unidos en 1939 tras la guerra civil española, y allí se exilió durante la era de Franco en España y se convirtió en ciudadano estadounidense.2 En España había ocupado altos cargos políticos durante la Segunda República Española. Cuando emigró, se estableció en Manhattan.

Es autor de numerosos libros, artículos y ensayos. Fundó, editó y publicó la muy prestigiosa revista MD, por medio de la casa editorial que fundó en Manhattan, MD Publications.

felixmarti

Notas relacionadas

Comparte

© 2009 NEWSPRESS. POWERED BY WORDPRESS AND WPCRUNCHY.
Design by Acai Berry. In collaboration with Online Gambling, Credit Repair and spielautomat