Las palabras viven, se transforman, algunas envejecen y otras mueren. Imagino que son como pececillos en un estanque o un cardumen en el océano que nadan vigorosos y en sentidos d.

Seguir leyendo »