Una vez al año nos damos cita para recibir a los que se fueron a la otra dimensión cuántica. Cruzaron el umbral de lo tangible pero no nos abandonaron. Simplemente se cans.

Seguir leyendo »