Me senté en la sala como era de costumbre los sábados y domingos de esos meses de incertidumbre, aunque en esta ocasión era lunes y había llegado de la oficina, sorteando un tr.

Seguir leyendo »