Éramos muy jovencitos y empezábamos a trabajar profesionalmente. Teníamos que ir a Acapulco para montar una exhibición de un cliente. El padre de mi socio nos prestó un autom.

Seguir leyendo »