“¡Aquí no hay hombres!” era la constante queja de mi amiga en Monterrey cada vez que la visitaba. Con ella hacemos proyectos conjuntos y originalmente la conocimos con su soc.

Seguir leyendo »