El salón estaba decorado en tonos blancos. Los sillones confortables tenían colores grises que armoniaban muy bien con el lugar. Contrario a otras salas de espera, esta no tenía.

Seguir leyendo »