Desde nuestros primeros años de vida desarrollamos la fascinación por escuchar historias. Seguramente eran momentos muy gratos cuando tu padre o madre se sentaban junto a tu cama.

Seguir leyendo »