Tendría ocho años cuando en el intenso sol de Tequesquitengo vi en un prado que unos hermosos pollitos  iban acompañados por su mamá Gallina. Eran de escasos días de nacido.

Seguir leyendo »